::: La Esencia del Enigma :::
La Esencia del Enigma
Hola, welcome Visitante!

Te invitamos a que formes parte de esta comunidad.
Siendo miembro tienes la posibilidad de:
- Acceder a informacion restringida.
- Abrir temas y participar de los debates.
- Realizar preguntas a los miembros.
- Descargar material en formato Pdf y Doc.
Entre muchas otras posibilidades
Solo debes hacer clic en "Registrarse" y rellenar los datos.

Anímate, Te Esperamos!!

::: La Esencia del Enigma :::

Habilidades Psíquicas y lo Paranormal
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse
Estamos en:
Canal La Esencia del Enigma

Vota por Nosotros

Votación en Hispatop.com

Comparte | 
 

 EL ESCRIBA - NO MATARÁS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
antonioPJ
Guia Espiritual
Guia Espiritual
avatar

Mensajes : 544
Localización : Badajoz (ESPAÑA)

MensajeTema: EL ESCRIBA - NO MATARÁS   Jue Ago 06, 2015 6:13 pm

LA CUARTA DIMENSIÓN - NO MATARÁS




LA CUARTA DIMENSIÓN - Cap. 10 “Fin del Espacio y el Tiempo - Págs 94 a 99.

Quienes causan ruina y desorden, dolor, esclavitud, o muerte, en nombre de la verdad, están atentando contra el desarrollo mismo de la verdad, sus almas se alejan de la verdad, su camino no conduce a la luz, sino a la oscuridad.

Es por voluntad de Dios que los seres humanos somos libres, y es así, que la libre voluntad de algunos, es quién les impedirá llegar al cielo, porque en lugar de vivir alerta al Plan de perfección de Dios, ejercitándose desinteresadamente en dar de sí mismos, para ir descubriendo su mayor perfección, viven más alerta a los intereses ilusorios de la mente, y no reparan en engañar, arruinar y desordenar el Plan único de Dios.

Todos los que vivís del sudor ajeno, negando vuestro propio sudor, estáis en un gran peligro porque vuestras almas están a oscuras.

Si no me creéis, no haréis nada por vuestra alma, no haréis nada por cambiar vuestro destino, y nada perderéis por ello, porque si sólo creéis en la muerte, os conformaréis con la muerte. Si creéis lo que vengo a deciros, abandonaréis los intereses propios de la mente, para dar luz a vuestras almas, porque no necesitaréis en el cielo más riqueza que la luz del alma.

Ya sabemos que el pecado es un tapón que impide la construcción del alma, un ladrillo falso sobre el que no se puede edificar la perfección que es propia del alma.

Sólo se puede pecar arruinando y desordenando nuestro organismo, que es nuestro espacio – tiempo propio, el templo de nuestra propia alma. Y también podemos pecar arruinando y desordenando los demás organismos, que es el espacio – tiempo de Dios, el templo del alma universal.

Las faltas y abusos que causamos a nuestro propio organismo, no son una ofensa contra el orden perfecto de Dios, porque Él ha puesto nuestra perfección bajo nuestra voluntad, para que aprendamos por nosotros mismos, y los pecados contra el orden perfecto que es nuestro cuerpo, los redimimos con dolor en nuestro cuerpo, en nuestro espacio.

No ofendemos el orden de Dios por pecar en nuestro espacio propio, pero sí lo ofendemos cuando arruinamos o desordenamos el espacio – tiempo ajeno, que es propio de otras almas, del prójimo y de la Naturaleza, del alma universal.

En la medida que arruinamos y desordenamos el desarrollo del alma universal, arruinamos y desordenamos el desarrollo de nuestra propia alma.

La causa del dolor y el sufrimiento de la humanidad está en el dolor y el sufrimiento que la Humanidad misma causa a la Naturaleza y al prójimo.

Si no sois sensibles al dolor y al sufrimiento que causáis, sufriréis en vuestro propio cuerpo, ese dolor y ese sufrimiento. y si matáis, tendréis que morir.

La ley de Dios prohíbe matar, sin hacer ninguna excepción. El ser humano no debe alterar el orden perfecto de la Naturaleza. El ser humano no debe matar para vivir mejor, sino trabajar cada día mejor, para ir descubriendo su propia perfección. El ser humano es el único que puede cultivar la tierra, y no está obligado a matar como un animal para poder vivir.

El ser humano es libre en voluntad, goza de inteligencia y tiene poder creador. Porque es su destino crear con su inteligencia y su voluntad en la 4ª dimensión eterna, moviéndose libre por todos los cielos que la habitan, a la velocidad del pensamiento.

Si empleáis vuestra fuerza y vuestro poder, que es vuestro propio espacio – tiempo, en arruinar y desordenar el plan de perfección de dios, no tendréis espacio propio ni tiempo propio en el cielo. Vuestro espacio es vuestro cuerpo y vuestro tiempo es vuestra alma.

En el orden perfecto que es el cielo, se respetan hasta las piedras, se ve el alma de las piedras, almas de la conciencia mineral, se ve la luz y el color propios de cada piedra, se ve su amor y su sabiduría, se ve su voluntad y su memoria, pero en ellas no hay luz de sensibilidad, sentimiento ni razón.

Rompiendo una piedra en mil pedazos, la conciencia que es la piedra, se fragmenta en mil almas, y en cada uno de los pedazos está presente el alma, visible en su luz y su color.

En el cielo, veremos el alma que trabaja en las plantas, almas de la conciencia vegetal, almas que no viven en la planta porque la planta no es su cuerpo, sino su obra, su trabajo, su fruto, su trabajo de perfección, un orden de energía – tiempo, un regalo de amor y sabiduría. Un regalo de luz y color según es la luz y el color del alma trabajadora.

Veremos la luz y el color propios de cada planta, en cada planta trabaja un alma, y todas las plantas de una misma especie son obras de las almas de una misma conciencia, una conciencia vegetal, que es sensible al frío y al calor y nos puede enseñar mucho sobre la vibración de la luz, y darnos placeres sensacionales, degustando sus frutos y sus semillas, oliendo sus maravillosos perfumes, abriendo nuestros sentidos y, hasta procurándonos medicinas para remediar nuestros abusos orgánicos.

La conciencia vegetal obra en el espacio y vive en el tiempo, tiene voluntad, memoria y sensibilidad propias, pero está dormida al sentimiento y a la razón. Ella anhela el movimiento, y es recreando su propio orden de perfección en el espacio, como ella puede ampliar sus propios límites, es decir, que cuantas más obras realiza, está en más lugares a la vez y más conciencia tiene.

Su razón de ser, es trabajar, para ocupar mayor espacio propio sobre la tierra, y poder alimentar el desarrollo de los dioses que caminan, que es como nos perciben las almas que recrean su perfección a partir de sus propias semillas.

La conciencia vegetal, puede fragmentarse como la conciencia mineral, hasta infinito, y estar presente en cada una de sus obras, su trabajo es crear espacio – tiempo, que es acumular energía en un orden, para alimentar a los dioses mayores, que somos los humanos, y a los dioses menores, que son los animales.

Para los dioses mayores, recrea las semillas y las frutas, 

Para los animales, las hierbas y las hojas.


La conciencia vegetal trabaja para alimentar a los humanos y a los animales, porque ese es su mandato, su poder, dentro del orden de dios, aunque ella percibe esta dimensión como un sueño, ella es feliz cuando apreciamos su trabajo, cuando comemos sus frutas y sus semillas con agradecimiento, estará encantadas si la ayudamos a moverse, plantando sus semillas en otros lugares.

Cuando arrancamos una planta, el alma que la ha obrado, se reintegra a la conciencia a que pertenece y espera otra oportunidad de obrar en otra de sus propias semillas. Ella nos ofrece su obra de luz y color, que es su amor y su sabiduría, para complacernos, y complacerse ella, obrando, porque ella se complace haciéndonos comida, como una madre se complace preparando el alimento para sus hijos, poniendo en ello su alma.

El alma que trabaja en cada planta nos proporciona también oxígeno durante el día, y por la noche respira como nosotros, liberando carbono, para mantenerse flexible, de lo contrario crecería rígida como una piedra, y tendríamos que comer piedras.

La conciencia animal también está presente y es visible en las almas de todos los animales de una misma especie, pero estas almas no pueden fragmentarse como la conciencia mineral, ni tampoco son almas creadoras de espacio, como las almas de la conciencia vegetal. 

El animal no es la obra de un alma, sino un obrero, su cuerpo no es un orden de energía, que es espacio, sino un orden de tiempo, que es conciencia.

Cada animal es un alma que muestra en su luz y color, su voluntad, su sensibilidad, su emoción, su memoria, su carácter, su amor, y su sabiduría propios. Son almas que viven en su cuerpo, igual que la conciencia humana habita su propio organismo. Almas libres de todo pensamiento lógico, que respiran igual que nosotros, y al igual que nosotros, siguen un plan de perfección propio en el orden eterno de Dios.

El cuerpo de un animal no es un orden de energía, que es perfección de amor, no es un fruto, sino el orden de conciencia propio del alma que lo habita, un orden de conciencia que está muy lejos del orden de perfección superior, que es la conciencia humana.

El animal construye su cuerpo, según es la perfección de su alma, que dista mucho de la perfección del alma humana, y si nosotros alimentamos nuestro cuerpo con los cuerpos de los animales, taponamos el desarrollo de nuestra perfección superior, y el miedo, el dolor y el sufrimiento serán nuestros compañeros.

Los animales, sí pueden comerse unos a otros, porque son un mismo orden de conciencia, un orden de perfección eterno en sí mismo, un solo espíritu que obra para despertar a todas sus conciencias y a todas sus almas, a su propia realidad en Dios. Al matar un animal, su alma vuelve a la conciencia que pertenece, y la luz y el color se van con el alma, y sólo queda su cuerpo, un orden de conciencia sin alma, que es la oscuridad. y no puede lucir nuestra alma, alimentándose de oscuridad.

Las semillas y las frutas son órdenes de luz y color, órdenes de amor especialmente elaborados por la sabiduría de la conciencia vegetal, para alimentar el desarrollo del espacio más perfecto dentro del universo, que es el cuerpo humano.

El ser humano no pertenece al reino animal, sino que es la conciencia superior del universo, su desarrollo es de amor y sabiduría, y su alimento ha de sembrarlo y cosecharlo él mismo manteniendo el orden perfecto de la Naturaleza.

El animal depredador está obligado a matar para vivir, porque así es como mantiene el orden en su territorio. Sus víctimas se perfeccionan sobreviviendo y enseñando su perfección a sus crías. El animal superior gobierna el desarrollo del inferior y su eterna lucha por la supervivencia, es su propio camino de perfección. Al final de este camino, que es al final de la 4 dimensión, todo el reino animal habrá despertado a su total perfección en Dios, y ningún animal se alimentará de otro animal, y para entonces, nosotros mismos, como hacen los ángeles en la 5ª dimensión, nos alimentaremos directamente del aliento mismo de Dios.

El ser humano no debe matar para vivir, porque matando y robando, se aleja de la ley y el orden de Dios, taponando su desarrollo. Hay infinidad de frutas y semillas, que podéis sembrar según vuestras necesidades y gustos. El paladar más exigente encontrará su propia exquisitez ante tal variedad, y la vitalidad, la salud y la alegría de Dios serán vuestros compañeros.

¿Quién dice que el ser humano no puede vivir sin comer carne? lo dice el interés, lo avala la ignorancia de la ley de dios, y lo confirma el que gusta de comerla. Pero estos gustos son tan solo malos hábitos desde la infancia, son hábitos que os mantienen a oscuras, en manos del miedo y el dolor que causáis.

Es lógico que el hombre primitivo, teniendo por referencia única la brutalidad de las bestias, disfrute desgarrando carne y bebiendo sangre. También es lógico que el hombre medieval disfrute asando sus piezas de caza, las condimente para disfrutar más sabor, y la borrachera sea su compañera entre sus batallas de vida y muerte. También es lógico que el hombre moderno, que vive sin tiempo, no se fije ni en lo que come, y ponga su salud en manos del médico, el psiquiatra, o el guía espiritual, que han puesto las suyas en manos de otros. y también es lógico que el buscador de la verdad, busque la verdad también en su comida.

No se altera el orden de Dios porque comáis una manzana, no es por comer una manzana que los primeros padres cometieron el pecado original, sino por desordenar el orden perfecto de la Naturaleza, matando a los animales y comiendo sus cadáveres. y es así, que todavía está la mayor parte de la humanidad en pecado original, alejados del orden de Dios, necesitados de inspiración, necesitados de amor, necesitados de sabiduría.

No vengo a deciros lo que debéis o no debéis comer, porque sois libres por voluntad de Dios, pero también es su voluntad que conozcáis su ley y su orden si queréis llegar al cielo. Allí ningún ser humano se alimenta de la muerte, porque puede verse el tapón y la oscuridad que provoca en el alma.

No derraméis sangre ni comáis carne si queréis llegar al cielo, sin embargo si vuestro hermano necesitara una transfusión, podéis darle vuestra sangre viva, que es aliento del alma, sin poner en peligro vuestra vida, porque no podéis dar vuestra vida a cambio de otra, sin saber la voluntad de Dios.





(Llorando)
Volver arriba Ir abajo
http://lacuartadimension.foroactivo.com/
antonioPJ
Guia Espiritual
Guia Espiritual
avatar

Mensajes : 544
Localización : Badajoz (ESPAÑA)

MensajeTema: Re: NO MATARÁS   Mar Ago 11, 2015 1:19 pm

Los carnívoros son libres de sembrar lo que les dé la gana en sus cuerpos, pero por ser a costa del prójimo más necesitado, uno de los reinos inferiores de la Naturaleza que debía proteger con Responsabildad, la justa cosecha se recibe esta vez muy pronto, en esta misma reencarnación, y no se puede postergar más porque es la última ya. Sólo hay que reflexionar un poco y darse cuenta de que al ritmo que lleva la Humanidad, esto no pasará de unos pocos años más, sin la lógica reacción del planeta, como hizo antes con los mayores depredadores del pasado, los dinosaurios.

Cuando se está con la conciencia aún dormida (insensible al dolor ajeno) ha de aprender a ser obediente, y ahí la necesidad real de contar con un maestro vivo, pero cuando va despertando el estudiante va comprendiendo la verdad por discernimiento y ha de aprender a ser responsable.

Pero cuidado en eso de que se intente imponer "verdades", si es la Verdad basta con exponerla y DARLA A RAZONAR, para que no se convierta en creencias y fanatismo, sino en claridad de ideas y objetividad, edificando sobre eso se avanzará por el tiempo que duren nuestras vidas, y seremos cada vez más ricos y más libres.

Alguien puede preguntar: "¿Pero Hitler no era vegetariano, acaso ser vegetariano te hace ser mejor persona?"

Ser vegetariano no te hace buena persona, ser buena persona te lleva a ser vegetariano. 

Se dice que Hitler era vegetariano, pero su actitud intolerante lo contradice. Una mentira repetida durante mucho tiempo, no deja de ser una mentira.

Estoy exponiendo con argumentos, libertad de expresión. Toda verdad se puede razonar, si no, es falsedad. La palabra sin el ejemplo no sirve de nada.

Alguien puede preguntar también: "¿Pero ser vegetariano no puede producir anemia?"

La anemia se produce por un descenso en los niveles de hemoglobina contenidos en la sangre, un 95% de la cual depende, a su vez, de los niveles de hierro. Por ello, se recomienda una ingesta diaria de este mineral de 50 mg, 30 de los cuales los asegura comer frutas como albaricoques, cerezas, naranjas o manzanas.

Deportistas vegetarianos: tenistas Martina Navratilova y Billy Jean King, atleta Edwin Moses, el récord-man mundial de fondo Paavo Nurmi, etc..

Artistas vegetarianos: Bob Dylan, Kim Basinger, Dustin Hoffman, Alanis Morisette, Cindy Crawford, Brooke Shields, Leonardo DiCaprio, Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr, Nacho Cano, Richard Gere, Victoria Abril, etc...

Y Contactados famosos como: Trigueirinho, Laercio Fonseca, Sixto Paz, etc... Y yo también como Contactado. Je!

Ser vegetariano no te hace buena persona, ser buena persona te lleva a ser vegetariano. 
El que busca la verdad también la busca en la alimentación, esto ya fue dicho antes.

No se puede estar dentro de la Ley de Dios y el Orden Natural, sin conocerlo, como no se puede ser sin antes saber. 
Soy lo que sé y tengo lo que doy. El desconocimiento de la Ley no exhime de su cumplimiento.



Arthur Schopenhauer:

- La compasión hacia los animales está tan estrechamente ligada a la bondad de carácter que se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona. 

- Una compasión sin límites por todos los seres vivos es la prueba más firme y segura de la buena conducta moral. 

- Ni el mundo es un artilugio para nuestro uso ni los animales son un producto de fábrica para nuestra utilidad. 

- El hombre no debe compasión a los animales, sino justicia. 

- El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales.
Volver arriba Ir abajo
http://lacuartadimension.foroactivo.com/
 
EL ESCRIBA - NO MATARÁS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cartas profeticas de San José María Escriba de Balaguer
» El escriba sentado
» el escriba real Amen-Hotep, hijo de Hapu
» EL PODER DE LA PALABRA - Nuevo libro del Escriba del Tao. Editorial Mandala. Ya en las librerías.
» EL ESCRIBA - Perlas de Sabiduría

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
::: La Esencia del Enigma ::: :: Mensajes del Alma :: Lecturas de Enriquecimiento Interno-
Cambiar a: