::: La Esencia del Enigma :::
La Esencia del Enigma
Hola, welcome Visitante!

Te invitamos a que formes parte de esta comunidad.
Siendo miembro tienes la posibilidad de:
- Acceder a informacion restringida.
- Abrir temas y participar de los debates.
- Realizar preguntas a los miembros.
- Descargar material en formato Pdf y Doc.
Entre muchas otras posibilidades
Solo debes hacer clic en "Registrarse" y rellenar los datos.

Anímate, Te Esperamos!!

::: La Esencia del Enigma :::

Habilidades Psíquicas y lo Paranormal
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse
Estamos en:
Canal La Esencia del Enigma

Vota por Nosotros

Votación en Hispatop.com

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Comparte | 
 

 Decanato de Leo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ozwal
Master
Master
avatar

Mensajes : 1220

MensajeTema: Decanato de Leo   Dom Ene 15, 2012 11:50 pm

LEO
(23 DE JULIO AL 23 DE AGOSTO)

Leo es el segundo signo del Zodíaco constituyente, -por Elementos-,y el quinto del Zodíaco constituido. Corresponde a la fase deinteriorización del Elemento Fuego.

Refiere la leyenda cabalística que cuando Dios se dispuso a crear elmundo, eligió la letra Beith, con su potencial creador, para que sirviera depiedra angular a su universo. El Beith es una fuerza elaborada con losmateriales de Leo, signo que a través del cual se expresa la eternasabiduría. Ya avanzada la obra, cuando Dios confió a Salomón el encargode edificarle un Templo, le preguntó cuáles eran los ingredientes quedeseaba para llevar a cabo su misión, y Salomón pidió sabiduría,únicamente sabiduría. Dios le dijo entonces: puesto que sólo me pidessabiduría, te la concederé y todo lo demás por añadidura.

Los Leo son los herederos de esa sabiduría; son las piedrasangulares sobre las que se apoya la organización de la sociedad, y cuandolos Leo fallan en un momento histórico determinado, la civilización enterase hunde.

En Leo, La Voluntad, -Fuego que Dios introdujo en el hombre paraimpulsarlo hacia la acción-, penetra en las estructuras humanas o, dichode otro modo, la semilla divina plantada en la etapa de Aries es ahorainoculada, y en este sentido, Leo debe ejercer una función de gestación deeste designio divino. En lo más profundo, el tema central de la vida deeste nativo consistirá en tomar conciencia de que es portador de algosuperior a él mismo, de algo que lo sobrepasa.

Deberá esforzarse en ser terreno en el que puedan crecer lassemillas de la espiritualidad; a nivel práctico, esto puede significar ofrecerun marco físico, -una casa, un local, una finca, un terreno, etc.- en el quepuedan celebrarse encuentros susceptibles de despertar en los asistentesel afán por lo espiritual. No se trata de convencer ni de iniciar (a menosque la persona tenga en su tema una configuración astral que así loindique); el cometido genérico de un Leo se limita simplemente a ser lacircunstancia que propicia en los demás el descubrimiento de supersonalidad divina.Como nos dice la Astrología trascendente, Leo entró en funcionesdespués de que Aries realizara su trabajo. Ya dijimos, al estudiar Aries,que era la puerta de penetración de lo divino en lo humano. Leo recoge lassemillas divinas que se encuentran ya en su interior y forma ese "niño"que un día reinará sobre la tierra humana.

Si la palabra clave de Aries eraVoluntad, la palabra clave de Leo de Sabiduría-Amor, que expresa, en lavida social, como virtudes morales, y son esas virtudes las que sirven desoporte al mundo.La apetencia por lo metafísico, antes de manifestarse como tal,suele ser precedida por un interés por los asuntos públicos, por lasactividades sociales y colectivas, de modo que éste nativo, se sentirá amenudo inclinado a organizar reuniones, festejos, tertulias, ágapesmundanos en los que determinadas personas podrán conocer a otrascapaces de abrirles nuevos horizontes, con lo cual Leo ya habrá cumplidoparte de su cometido, ya que habrá propiciado la ocasión para que losdemás sientan el deseo de traspasar sus fronteras habituales, aunque sólosea a nivel mundano.

El Leo sabe, aunque en la mayoría de los casos de forma consciente,que su programa humano incluye la fidelidad a un ideal superior y actuaráen este sentido como un actor que interpreta un guión previamenteescrito. Por esta razón, suele asimilarse el signo a la moral. Y al saberseportador de algo superior, debe comportarse en consecuencia, procurandoque su quehacer humano no desentone con su misión profunda.Difícilmente se rebajará a cometer actos viles, a menos que en su temanatal se produzcan numerosas disonancias.Pero cuando el individuo abandona su moral, cuando le vuelve laespalda de forma radical, las enfermedades no tardan en aparecer en elcuerpo social: las defensas desaparecen de los cuerpos de los individuos ylas enfermedades infecciosas los destruyen.

Cuando el germen de ladestrucción aparece en la sociedad, los Leo deben predicar con el ejemplo.Si no lo hacen, el mal se extenderá y la sociedad entera se irá a pique.Una sociedad sin Leos o con Leos que no cumplen con su misión, vacamino de la destrucción.Las personas que han nacido bajo este signo soportan sobre susespaldas la pesada carga del mundo, como la tuvo Hércules en unmomento de su peregrinaje humano. De ahí que sea grande suresponsabilidad y que se les exija más que a cualquier otro individuo.Ojalá sus espaldas sean fuertes; ojalá encuentren la manera adecuada deutilizar su sabiduría, porque de lo contrario, si la utilizan para defenderideas comunes y conceptos usados, prolongando su período de validez, no estarán haciendo un uso adecuado de su energía y se encontrarán, en lagran obra del mundo, sin papel que interpretar.


Primer Decanato

El primer Decanato de Leo cubre los grados comprendidos entre 0 y10 del signo, los nacidos del 23 de julio al 2 de agosto (aproximadamente).Es el Decanato Yod, que se encuentra en analogía con Aries, de modo queestá regido por Marte, que es al mismo tiempo el planeta regente de Aries.En el orden sefirótico lo rige Hesed. En el Tarot es el domicilio del 4 deBastos.

Se trata, pues, de un Decanato de recapitulación de los trabajoscorrespondientes a Aries que no se llevaron a cabo como era debido en sumomento. Son personas que no aprobaron las lecciones recibidas cuandovinieron al mundo bajo el primer signo de Fuego, Aries, y en lugar derepetir curso en el mismo signo, las jerarquías creadoras las sitúan en laclase siguiente, por así decirlo, pero en la sección de recapitulaciones, demanera que se vean estimuladas por compañeros de vida que recibenplenamente las lecciones correspondientes a Leo.

Leo es un signo en que el designio que penetró en nosotros a travésde Aries es interiorizado en nuestro cuerpo del pensamiento, impregnandonuestras estructuras internas y convirtiéndonos en sus fieles cumplidores,ejecutores silenciosos, ya que es en la forma de obrar que el nativo de Leorendirá testimonio del mensaje que lleva dentro. Pero el individuo delprimer Decanato, si no ha realizado debidamente los trabajos deplantación del designio, mal podrá interiorizado y convertirse en su fielejecutor. Este trabajo no hecho, es el que ahora tendrá que realizar. O sea,que el primer Decanato de Leo constituye la puerta estrecha por la quepenetra en nosotros la palabra divina que no penetró por la puerta anchade Aries en momento oportuno.

Cuando una semilla es plantada, la tierra sabe que su misión esponerse a disposición de la semilla para facilitarle los medios de crear unaexistencia. Aquí el nativo ve cuál es su misión, la percibe, cosa que nosucedía en Aries, porque en ese estadio era una pura semilla en busca detierra en la que plantarse y sin saber si ésta o aquella iba a ser laadecuada a su propósito, ya que tampoco conoce el propósito, es decir eldesignio que el Eterno ha puesto en él.

La ventaja de esta segunda oportunidad consiste en que el individuoestá en posesión del designio, -la semilla-, y de la tierra que ha deelaborarlo, es decir, la circunstancia material en la que ese designio ha deflorecer. Ya no tendrá que ir dando tumbos en busca de la tierra queaceptará prestar a su cuerpo a su designio para que pueda existir. Aquí eldesignio es colocado en la buena tierra por pura bondad, ya que en primerlugar Hochmah ejerce privilegio en él, por ser el número des de los signosde Fuego, y en segundo lugar está regido por Hesed (cuarto Séfira delÁrbol Cabalístico, que corresponde a Júpiter). ¿Qué puede esperarse de laactuación conjunta de Hochmah y Hesed si no es una inmensa bondad?Por su parte Marte, que rige aquí como lo hace Aries, exige el retorno a laLey no cumplida en la anterior etapa, pero ese retorno se efectúa bajo la guía de los dos grandes providencialistas (Hochmah y Hesed, o sea Uranoy Júpiter), que prometen al individuo el aprendizaje con dulzura de lo quepudo aprender cuando se encontraba en la esfera de Aries.

En el primer Decanato, las fuerzas dominantes son la Voluntad,pertenecientes a Aries y la Sabiduría-Amor, perteneciente a Leo. Lacombinación de ambas impregna a estos nativos de la idea de que sonportadores de un designio, de una misión procedente de su Yo superior, yque deben realizarla por encima de todo. Esto les convierte, en la vidasocial, en los fieles ejecutores de órdenes que proceden de un superior. Enel período infantil el superior es el padre, por el que sienten un amor sinlímites; siempre, claro está, que en este sector no se formen malosaspectos. La sumisión filial será la clave de su infancia. Ya en la vidaadulta, serán sumisos a las leyes, a los reglamentos, a las autoridades, ybuscarán un trabajo que los sitúe por debajo de una figura eminente, a laque puedan servir con abnegación.

El amor será la tónica de todas las primeras recapitulaciones que seefectúen en los segundos signos de cada Elemento, de modo quepodemos establecer como regla que cuando una lección no ha podido seraprendida por un alma en peregrinaje. los agentes del amor leproporcionarán una segunda oportunidad para enseñarle con infinitadulzura.

De esta forma, tendremos que los individuos de este primerDecanato se encontrarán a menudo en situaciones de privilegio. Como lalección a aprender consiste en impregnarse de que son depositarios de undesignio divino que deben llevar a buen término, haciendo primero quenazcan en ellos y que produzca fruto después, se encontrarán concircunstancias materiales susceptibles de ilustrar el tema central de susvidas.

Serán así a menudo detentores de un secreto importante, de unagran misión, confiada por alguien más elevado que ellos, que representa,claro está, la divinidad (éste sería el caso, por ejemplo, del gran esoteristaMax Heindel, con el Sol, la Luna y el Ascendente en el primer Decanato deLeo). Serán los ejecutores de un mandato, aquellos en los que un superiorha depositado su confianza. O bien los detentores de un poder interno, deun don espiritual que los sobrepasa, que deben utilizar con sabiduría y quesupone para ellos una gran responsabilidad. Encontramos, pues, a esosLeo en puestos de consejeros, de presidentes o directores generales degrandes empresas, de eminencias grises en los ministerios; de ministrosincluso, sometidos a la tutela del primer ministro, o de primeros ministrosnombrados por un jefe de estado que gobierna de manera suprema. Supapel en la vida les está diciendo que deben someterse a los designios desu yo superior, y si lo entienden, ya no será necesario que ejecuten esepapel a nivel externoísocial, porque lo harán internamente y seránpersonas que siguen sus impulsos superiores sin preguntarse a quéconduce todo aquello: serán los emisarios de su propia divinidad interna yactuarán de manera providencial.

La principal asignatura que estos nativos deben interiorizar es queen ellos mismos existe un director de orquesta, por así decirlo, y quedeben acompañarse al ritmo de su batuta. Y, por otra parte, deben tomarconciencia de que están trabajando en un nuevo programa y que, por consiguiente, al actuar no deben apoyarse en modelos culturales yaexistentes, sino trabajar en la avanzadilla de la cultura, creando nuevosenfoques, nuevos planteamientos. Éste podría ser el caso del CentroDemocrático y Social (CDS) que, con el Sol en el primer Decanato de Leo,actuó como avanzadilla en cuanto se instauró la democracia en España.

Los buenos aspectos sobre este Decanato harán que esa dinámica sdesarrolle como una seda, sin tropiezos, convirtiéndose estos nativos, porla fuerza de las circunstancias, en brillantes ejecutivos a las órdenes deuna alta personalidad de la política, de la ciencia o de las artes.

Los malos aspectos indicarán que su pasada actuación fueconflictiva. En nuestras aulas encontramos siempre al colegial tímido yapagado, que se inhibe y repite curso sin incordiar, y al colegialtumultuoso, conflictivo, agresivo, que tampoco aprende nada, peroincordia. Con una cuadratura de Saturno, Marte o Mercurio, estos Leotendrán tendencia a ponerse a las órdenes de jueces corruptos, de tiranosy de filosofías erróneas, poniendo el mismo énfasis en el servicio. Seconvierten entonces en profesores de una ética torcida y pueden hacermucho daño a la sociedad porque se desprende de ellos una autoridadnatural que hace que sean muy escuchados y seguidos. El mundo estálleno de estos apóstoles que, desde sus cátedras, desde sus columnas enlos periódicos, predican una moral que conduce a la enfermedad y ladestrucción.

Si el individuo del primer Decanato pertenece a estos últimos (enotras existencias), le costará grandes trabajos acceder al puesto que ha deser el suyo, y que perderá varias veces en el curso de la vida. Quizá la altaopinión que tiene de sí mismo le lleve a querer usurpar la función de su jefe, por considerar que él puede hacer las cosas solo. Pero como el temacentral de su vida es aprender que el individuo es portador de algosuperior a él mismo, al suprimir a ese "superior", sale de su órbita naturaly fuera de ella sólo encontrará el caos.

Los trabajos en este Decanato no tienen por objeto despertar laconciencia del individuo, lo cual tendrá lugar más adelante. Se trata desensibilizarlo para ciertas cosas, de impregnarlo del sentimiento de serportador de un designio que le sobrepasa. Será consciente, por supuesto,de muchas cosas, ya que todos hemos encarnado centenares de veces,pero no del propósito de su actual encarnación.

Segundo Decanato

El segundo Decanato de Leo cubre los grados que van del 10 al 20del signo, es decir, los nacidos del 2 al 12 de agosto (aproximadamente).Es el Decanato de He, y por ser Leo el signo He del Elemento Fuego, eneste Decanato se realizan los trabajos propios del signo, de modo que suregente es el Sol, como lo es de todo signo. En el orden sefirótico,Gueburah es la fuerza activa. Se trata, pues, de un Decanato de acciónpresente, no destinado ni a recapitular ni a anticipar. En el Tarot, es eldomicilio del 5 de bastos.

Ya hemos visto que en Leo la semilla espiritual procedente de Ariesse interioriza en el individuo; éste se constituye en terreno para que el propósito espiritual pueda florecer. El individuo de este segundo Decanatoserá, pues, esencialmente ese terreno en el que nace la idea divina, y siuna persona nacida en este Decanato nos pregunta: ¿Qué debo hacer?¿Cuál es mi misión? La respuesta que debemos darle es: ser la tierra quese ofrece a las semillas de la espiritualidad.

A niveles prácticos, ¿qué puede significar ser el terreno? En elmundo de las relaciones sociales, "terreno" significará circunstanciapropia, de modo que los Leo del segundo Decanato serán la circunstanciaque conducirá a los demás al descubrimiento de la espiritualidad en supropio interior. No es que estos individuos tengan que ser los que inician,convencen, inducen, -nada impide que también puedan hacerlo en virtudde otras cualidades cósmicas que puedan poseer-, sino los que por elmero hecho de existir y encontrarse allí, son el pórtico de la gruta queconduce a esas semillas enterradas en su profundidad humana. Buenejemplo de ello ha sido la famosa esoterista Helena Blavatski, que creóuna corriente nueva en el mundo del esoterismo, el Teosofismo.

Este Decanato es el que corresponde enteramente a los trabajos delsigno, y van a parar a él los que, -en otras vidas-, han trabajado a fondo ycon provecho bajo el signo de Aries. Han asimilado perfectamente elhecho de que hay en nosotros una naturaleza superior y que debemosejecutar sus mandatos poniendo a su disposición las fuerzas emotivas eintelectuales. Habiendo asumido este hecho, los Leo del segundoDecanato se convierten en los portavoces de ese yo superior, del mismomodo que Cristo era el portavoz del Padre. Es un Decanatoeminentemente crístico, y, a pequeña o a gran escala, estos nativosactúan como hizo el Maestro. En la vida de Jesús vemos como curaba, aveces, sólo con su presencia, o solucionaba problemas con solo pronunciaruna frase. También estos Leo aportan soluciones con sólo aparecer, tal essu fuerza moral que se desprende de ellos.

Por su trabajo, el Leo del segundo Decanato debe forzar a lareflexión, al planteamiento de incógnitas a nivel de conciencia y el deseode ir más allá de los límites anímicos en que se han movido las personasque los rodean. Debe ir donde la fuerza de las cosas le empuja ycomportarse con naturalidad, sin sermonear a nadie, sin hacer discursosmorales, porque su naturaleza profunda ya habla por él y le hará obrar sinque ni siquiera se entere. Si hace todo esto, ya estará realizando lafunción cósmica que le ha sido asignada. Si no lo hace, estaráincumpliendo su trabajo humano y en una próxima vida se verá obligado arepetir curso.

Su cualidad de terreno ha de llevarle a ejercer esta función almáximo de sus posibilidades, ofreciendo su casa, sus propiedades, paracelebrar reuniones, encuentros, convenciones susceptibles de despertaren los individuos su afán por lo espiritual.

Lo espiritual, antes de manifestarse directamente como unaapetencia interior por lo metafísico, aparece como un interés por losasuntos públicos, por la vida social y colectiva, de modo que cuandodecimos que los Leo del segundo Decanato deben inspirar en los demás eldeseo de ir más allá, se trata de un "más allá" desde el punto en que seencuentran, que puede ser el escalón más bajo de la vida material. Porello los Leo de este segundo Decanato se encontrarán a todos los niveles y siempre, a través de ellos, si realizan las funciones que deben ser lassuyas, los que viven en su zona de influencia se verán impulsados aprogresar en su itinerario humano y podrán así descubrir esa zona aúnoscura donde las semillas de la espiritualidad yacen enterradas. Esos Leoson las locomotoras sin las cuales ningún progreso humano podría existir.

Las profesiones más idóneas a la función esencial de este segundoDecanato serán las de maestro, profesor, instructor, abogado, juez,magistrado, presidente y todas aquellas en que el individuo pueda ser unfactor de toma de conciencia, el artífice de un nacer o de un renacer. Perohagan lo que hagan, los Leo son auténticas columnas que sostienen a lasociedad y purifican el ambiente con su presencia.

Los buenos aspectos sobre este sector del Horóscopo harán que lapersona encuentre sin trabas su función. Todo se conjugará a su alrededorpara que el individuo se convierta en lo que debe ser, para que veaclaramente cuál es su vocación y disponga de medios para realizarla. Losmalos aspectos, por el contrario, velarán a sus ojos su vocación y sólollegará a su meta tras infinitas dificultades. Los obstáculos se encargaránde abrirle los ojos y de situarlo en el camino. Carl Gustav Jung o FidelCastro son exponentes de este Decanato (en el que tienen al Sol).

Tercer Decanato

El tercer Decanato de Leo cubre los grados que van del 20 al 30 delsigno, es decir, los nacidos del 13 al 23 de agosto (aproximadamente). Esel Decanato Vav, regido por Júpiter, que es al mismo tiempo el regente deSagitario, el signo Vav de Fuego. por lo tanto, en este Decanato serealizarán anticipadamente trabajos correspondientes a la fase Sagitario.En el orden sefirótico, Tiphereth es la fuerza activa. En el Tarot, es eldomicilio del 6 de bastos.

Es un Decanato de anticipación, en el que se efectúan trabajospropios de Sagitario. Van a parar a este Decanato los individuos queanteriormente, -en otras vidas-, trabajaron ya en el segundo y noasimilaron bien la lección. Aquí, la Sabiduría-Amor se funde con laInteligencia exteriorizadora, que es la nota dominante en Sagitario.

Este tercer Decanato de Leo encierra en sí una sublime historia deamor. Hay en cada uno de sus grados un amor demasiado grande paraque la persona que ha nacido en él pueda contenerlo y, por consiguiente,ésta siente la necesidad imperiosa de esparcirlo, de derramarlo sobre sushermanos, los hombre, e inundarlos de esa fuerza creadora, transformaday trastornadora que la quemaría viva si no la repartiera. Aquí, en esta Tierra del tercer Decanato de Leo nacen hombres de la promesa, los quehan de despertar en el mundo una inmensa esperanza, los precursores deun universo fraternal.

En el tercer Decanato se exteriorizan los valores del signo; o sea,que se exterioriza la Sabiduría-Amor, dando lugar, no al hombre pasivo delsegundo Decanato, sino a alguien que está impaciente por comunicar alos demás sus valores internos y ser el maestro, el gurú, el iniciado queforma un grupo y tiene muchos seguidores. Pero esta comunicación sehace anticipadamente y no en su perfecto momento cósmico, y el Leo se encuentra un poco como el violinista en el tejado de la historia, ejecutandosu destino desde una posición incómoda, y de ahí que muchas vecesaparezca como un héroe, como un abanderado, realizando viajes, -propiosde Sagitario-, a lugares marcados por la historia mítica o emprendiendomisiones en el extranjero.

Hemos visto cómo en Leo la semilla espiritual se interioriza,convirtiendo el signo en el campo sembrado en el que ha de hacer la obra.Como en el tercer Decanato actúan fuerzas exteriorizadoras bajo lasórdenes de Júpiter-Hesed, esa interiorización se vuelca hacia arriba y seproduce en el individuo un estado de pre-conciencia de los valoresinteriorizados en él. Como esa semilla en la etapa de Aries, sino queHochmah ha depositado en ella la carga de amor que un día el individuodescubrirá plenamente, la persona de este Decanato, gracias a laproyección exteriorizadora de Binah, séfira activo en todos los procesosVav, tendrá la pre-revelación de ese amor y sentirá la necesidad propia detoda fase Vav, de compartirlo con los demás.

Decimos pre-revelación, porque en la fase Leo el individuo no esconsciente de los nuevos trabajos que está llevando a cabo. No insistimossobre este punto, que hemos desarrollado anteriormente en variasocasiones. Este Leo sólo siente que aquella felicidad interna que lo inunda,-prefiguración del mundo futuro-, tiene que compartirla, tiene que decirlesa los que no viven esa felicidad que hay un mundo inefable a su alcance yque un día vivirán en la plenitud del amor.

Si el individuo nacido en este Decanato se encuentra en un estadoevolutorio elevado, su palabra será creadora y su visión del porveniralcanzará niveles proféticos. Su soplo sobrehumano penetrará en el almade las muchedumbres, creando en ellas una inmensa esperanza. El noestá preparado para enseñar las leyes del mundo. Es en el ciclo de Aireque la mecánica cósmica es "vista" por el individuo. En Leo sólo se puedeoperar a través de la fe: una fe viva que pulveriza las estructurasmateriales arcaicas para construir en esos espacios, de nuevo libres,luminosos edificios.

Si su nivel evolutorio es medio, la persona encontrará en los librossantos algo que está en analogía con su orden interno y se convertirá endifusora de las doctrinas sagradas, de la religión, bien sea de manerapersonal o ingresando en una orden religiosa y ejerciendo un apostolado através de ella.

Como en todos los terrenos en que se realizan trabajos deanticipación, el tercer Decanato de Leo no ha de ser un lugar cómodo, enel que sea agradable vivir, puesto que se realiza una labor en una posturadesequilibrada, desde un terreno que no es el apropiado para aquello quese está haciendo. La difusión de la palabra divina es una función propia deSagitario, no de Leo, de modo que este nativo desplegará un enormeardor en la proclamación de sus convicciones y quizá vea con tristezacómo otros que no poseen su celo llegan más fácilmente al público que élquisiera abordar. Como los puestos cómodos estarán ya ocupados por suslegítimos titulares, -los de Sagitario-, él deberá contentarse con lastribunas que los demás rechazan, quizá muy lejos de su ciudad natal, enlas misiones, en las leproserías, en los terceros mundos depauperados, yserá allí donde podrá desplegar todos su potencial de amor y de entrega.

Los buenos aspectos harán que el engranaje funcione a la perfeccióny que los depósitos interiores de amor y sabiduría puedan vaciarse en unasociedad adecuada, en la que la semilla podrá fructificar. Será la personaabnegada, generosa, desprendida, que gozará sacrificándose por losdemás y llevará una vida fecunda y útil. El sacerdocio les va como anillo aldedo a esa clase de personas.

Los malos aspectos incidirán en el funcionamiento de la mecánica,de manera que esta labor podrá llevarse a cabo en malas condiciones,rodeadas de dificultad y de dramas. El Leo será el que aportará la fe almoribundo, al condenado, a comunidades conflictivas o viviendo enestado de calamidad.

Los planetas negativos, mal aspectados, producirán las cosas alrevés y entonces tendremos al renegado, al que proclama la destrucciónde la fe, al que inspira el odio, producciones todas de la tierra del mal, quees la suya. Tenemos también la figura del fanático, del inquisidor que, ennombre de la moral y de la religión, puede diezmar a media humanidad,poniendo una mal entendida virtud por encima de la misma vida. Preferiríaperder la vida que quedarse sin la honra, y no será más condescendientecon los demás. Napoleón y Bill Clinton han nacido con el Sol en el tercerDecanato de Leo.

La Casa X de Leo se encuentra en Tauro, indicando que los objetivosmateriales del signo consisten en armonizar la tierra, haciéndola másbella, más grata; en convertir el mundo en una auténtica obra de arte.Muchos Leo tienen grandes aptitudes para la escultura, la pintura o lamúsica, y con el ejercicio de estos talentos la vida querrá decirles quedeben esculpir la armonía y el arte en su propio interior y luegoexteriorizar su sinfonía interna y hacer que las relaciones sociales sean unauténtico concierto. Crear la armonía en su entorno, he aquí el quedebería ser su auténtico objetivo.

En nuestros mercados se vende la planta de la felicidad. Es unaplanta de hojas anchas y hermosas, que no puede ser comprada, sólopuede ser recibida en ofrenda por alguien que la ha compradopreviamente. Los nativos de ese tercer Decanato son, para sus hermanos,esa planta de la felicidad, promesa de días venturosos. No todos tienen lasuerte de encontrárselos en el curso de sus vidas. Y a esa planta, si laencontramos, conviene cuidarla, regarla con el agua de nuestrossentimientos, moderadamente, porque es planta frágil y sensible y elexceso de agua o de sol la puede mustiar.


Yo, vi la belleza en las cabezas de las bestias y sentí la tristeza entre las luces mas intensas. Yo, me encontré con la muerte, y la besé, viajé a través del universo y ya regresé.


Todo el esfuerzo es inutil si no crees en ti mismo
Volver arriba Ir abajo
http://oswalx.foro-activo.es
Cristabella andreoli
Nuevo usuario


Mensajes : 1

MensajeTema: Re: Decanato de Leo   Miér Sep 23, 2015 2:26 am

muy bueno, me encanta leer sobre esta tematica, es cierto que sabemos que alho superior nos mueve, eso justifica nuestro enorme ego.. salud !
Volver arriba Ir abajo
 
Decanato de Leo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sobre los ascendentes
» Los Planetas en 2013. Transitos planetarios
» PARA LA QUE OS TOCA LIDIAR CON UN LIBRA !!!! I
» Predicciones 2012, Transitos Planetarios
» Signo Aries

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
::: La Esencia del Enigma ::: :: Esoterismo :: Signos Zodiacales/Horoscopo-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: